);

¿Cómo fue el crecimiento del Comercio Electrónico en América Latina durante la pandemia?

Desde el inicio de la pandemia de Covid-19, se decía que el comercio electrónico podría ser uno de los grandes “ganadores” en América Latina. Hoy, cuando la mayoría de la población ya vivió varios meses de cuarentena y distanciamiento social, diversos estudios de mercado confirman esta tendencia. Mientras las tiendas físicas se vieron obligadas a cerrar sus puertas y suspender la atención al público presencial, el e-commerce batió récords. Las ventas por Internet aumentaron significativamente y los ingresos de las tiendas virtuales se multiplicaron.    

Recientes análisis endosan un fenómeno que parecía muy lógico desde que los gobiernos regionales empezaron a aprobar medidas para controlar el avance del Coronavirus. El cierre de los locales físicos y las restricciones al desplazamiento hicieron que más personas recurrieran a los medios digitales para hacer sus compras. Desde bienes de consumo básicos, como alimentos y productos de limpieza, hasta dispositivos tecnológicos, como celulares y televisores, y artículos para el hogar. Mientras los negocios y empresas estaban cerrando sus puertas (las físicas, por lo menos), Internet seguía 100% activa.

A estas limitaciones se sumó el miedo (y la concientización) de la población latinoamericana sobre los riesgos de contagio. Especialmente de los adultos mayores y otras personas que se encontraban dentro del llamado “grupo de riesgo”.

A través del comercio electrónico, las personas podían comprar, básicamente, cualquier cosa, en cualquier momento y sin tener que salir de su hogar. Además de la practicidad, esto también significaba reducir la probabilidad de exponerse al virus. 

Y así, Internet no solo seguía funcionando al 100%, sino que también se había convertido en una vía mucho más segura, desde el punto de vista sanitario, para comprar. Si antes el e-commerce ya permitía a las personas ahorrar tiempo y esfuerzo para invertir en otras actividades, ahora, también las ayudaba a cuidar mejor de su salud y proteger a sus familiares. 

Teniendo en cuenta todos estos factores, no llega a ser una sorpresa que la pandemia de Covid-19 haya impulsado el crecimiento del comercio electrónico en América Latina.

Las medidas para resguardar la salud pública durante la crisis sanitaria terminaron generando el “caldo de cultivo” ideal para que las compras online se volvieran parte necesaria del cotidiano de la población. 

Pero a su vez, también plantean un panorama cada vez más complejo para los negocios y empresas que todavía no empezaron su transformación digital.

Si antes de la pandemia migrar hacia los medios digitales aparecía como una posibilidad de crecimiento a mediano o largo plazo, ahora, se presenta como una necesidad de supervivencia a corto plazo. 

A continuación, compartimos algunas cifras clave sobre el crecimiento del comercio electrónico en América Latina durante la pandemia de Covid-19.

Más allá de dejar en evidencia que el Coronavirus permitió que el e-commerce latinoamericano avanzara años en tan solo algunos meses, estos números confirman que quienes deseen seguir competitivos en el mercado “pós-Covid” necesitan amigarse con las nuevas tecnologías. 

El crecimiento del Comercio electrónico: Un mes representó un año

Un reciente análisis realizado por el grupo Statista muestra la variación de los ingresos del comercio electrónico durante el primer brote de Coronavirus en América Latina.

Enfocados en las principales economías de la región, el estudio compara las ganancias obtenidas por ventas online entre el 9 y el 15 de marzo de 2020, con las generadas entre el 6 y el 12 de abril del mismo año, cuando la mayoría de los países ya adoptaban medidas de cuarentena o distanciamiento social para controlar la propagación del virus.

Como observamos en el gráfico abajo, se registraron impulsos “mínimos” de 130% en países como Colombia y Brasil. Por otro lado, verificamos crecimientos máximos de 500% en México y un récord de 900% en Perú.

Además, el incremento promedio en Latinoamérica fue de 230%.  

Cabe destacar que, en los países donde el e-commerce ya demostraba una alta penetración entre la población local (como es el caso de Brasil), es lógico que el impulso relacionado al COVID-19 sea más moderado. Como buena parte de los ciudadanos ya estaban acostumbrados a comprar en línea, la variación del volumen y las sumas resultantes de las ventas online no se elevó tanto o de forma tan extrema debido a la pandemia. 

Además, es importante considerar que no todos los países optaron por una cuarentena nacional y obligatoria, dejando abierta a los gobiernos provinciales la posibilidad de adoptar diferentes medidas – con diferentes niveles de limitaciones – para colocar un freno en la pandemia.

En consecuencia, el comercio físico y las ventas presenciales se vieron afectadas de diferentes maneras en cada país, dependiendo de las restricciones impuestas a la atención al público en tiendas físicas y a la movilidad de los ciudadanos.  

Pero aún en estos casos, el cierre de los locales físicos y las limitaciones para el desplazamiento de las personas, se tradujeron en un crecimiento superior al 100% para el comercio electrónico.

Esto significa que los ingresos obtenidos por ventas online se duplicaron en tan solo 1 mes.

En líneas generales, estamos hablando de tasas de crecimiento anuales alcanzadas en un periodo de aproximadamente 30 días.

Sin dudas, se trata de una aceleración histórica, en un ritmo nunca antes visto, que se relaciona con la instalación de un contexto mundial completamente inesperado, como el que vivimos actualmente. 

Mercado Libre y el Covid-19: la consagración del  “gigante latinoamericano” en el comercio electrónico

Mercado Libre ya se había posicionado como el gran marketplace latinoamericano y una de las empresas argentinas de mayor proyección en todo el mundo.

Y como era de esperarse, fue uno de los protagonistas del crecimiento del comercio electrónico en América Latina durante la pandemia de Covid-19.

Según un análisis del Financial Times, Mercado Libre está entre las 100 empresas que más prosperaron durante este periodo, siendo la única de origen latinoamericano a figurar en el ranking. 

En su reciente informe regional (con datos actualizados hasta el 3 de mayo), la compañía informa que más de 5 millones de nuevos usuarios se registraron en Mercado Libre a nivel regional.

En la siguiente imagen, vemos el número de nuevos usuarios en los 6 países latinoamericanos analizados. A pesar de que Brasil haya registrado el mayor número de nuevos usuarios, vemos que el crecimiento porcentual fue más alto en Colombia, Chile y México, en relación al año anterior. 

Fuente: Mercado Libre (basado en datos internos)

Las categorías que registraron mayor incremento en la demanda fueron: Salud y Equipamiento médico (+300%), Consumo Masivo y Alimentos (+164%), Hogar, Muebles y Jardín (84%), Entretenimiento y Fitness (+61%), y finalmente Computación (+55%). Sin embargo, la primera categoría tendió a estabilizarse pasada la primera fase de la pandemia (después del 16 de marzo). 

También se observó un aumento en el tiempo de permanencia de los usuarios latinoamericanos en el marketplace, así como en la cantidad de búsquedas realizadas y en la frecuencia de compra.

Cruzando sus datos con los estudios realizados por Kantar, concluyen que la penetración del comercio electrónico en América Latina, entre el 09 y el 16 de abril, alcanzó 387%, una cifra histórica para el e-commerce de la región. 

Por las medidas de cuarentena y distanciamiento social, Mercado Envíos batió récords durante la pandemia. Alrededor de 1.4 millones de entregas diarias se realizaron en América Latina por este medio, y el tiempo de entrega fue inferior a 48 horas en un 55% de los pedidos. 

En el infográfico abajo, podemos constatar las cifras destacadas de crecimiento según los datos internos de Mercado Libre.

Y el informe completo fue compartido por la compañía, a través de su perfil oficial en LinkedIn. 

Fuente: Mercado Libre (basado en datos internos)

Este otro informe más enfocado en Argentina (país de origen de la compañía) también evidencia que el contexto generado por el Coronavirus está acelerando la reconversión tecnológica de las PyMEs latinoamericanas

Siete de cada diez ventas realizadas por pequeñas y medianas empresas argentinas, durante la pandemia, ocurrieron de manera digital, y cinco de ellas se concretaron a través de Mercado Libre.

Además, 9 de cada 10 Pymes argentinas afirman que la actividad electrónica les permitió mantener su nómina de colaboradores en este contexto de crisis. 

Y al contrario de lo que muchos preveían, la pandemia también sirvió como impulso para algunos emprendedores latinoamericanos.

Los resultados de este análisis demuestran que 1 de cada 8 PyMEs que empezaron a vender en Mercado Libre durante la pandemia, son nuevos emprendimientos.

Otro dato llamativo es que 42% de las empresas que ya participaban del marketplace afirman haber tenido que incorporar nuevos talentos para afrontar el incremento de la demanda durante la pandemia.

Mira estos artículos sobre comercio electrónico

Abrir chat